ahuácatl

En su casa, aguacate; en la ajena, malacate.




"Y voy cayendo en este abismo de colores, sonriendo en este abismo de colores, sonriendo en cada paso, en cada piedra que tropiezo y no hay pretextos para vivir sin tu aliento."



"Mi mente inquieta vuela sin correspondencia se estrella se estrella mil veces pero no pierde la conciencia, bajo la sombra de árbol encuentro miles de tesoros, los fantasmas me hablan, la tierra lo sabe todo sin compasión olvido todo lo aprendido sin dirección…"